Bioestimulantes en la Agricultura
BioCuatro

BLOG

Posted On: 3 agosto, 2020

Bioestimulantes en la Agricultura

Los bioestimulantes vegetales contienen sustancias y/o microorganismos cuya función es estimular los procesos naturales para mejorar la captación, asimilación y eficiencia de los nutrientes, la tolerancia al estrés abiótico, y la calidad de los cultivos.

El uso de bioestimulantes datan de la antigüedad, pero es durante los últimos años cuando se han intensificado la investigación para conseguir nuevos compuestos con el objetivo de mejorar el rendimiento y la calidad de los cultivos. Aunque siempre se ha asociado su uso con la agricultura ecológica, está cobrando cada vez más protagonismo en la agricultura tradicional.

Este es el caso de Biosmart que es una formulación compleja de alta calidad que contiene metabolitos de fermentación provenientes de la producción de levaduras. 

Su efecto estimulante fortalece el sistema radicular y la capacidad de absorción de los nutrientes y del agua del suelo.

  • Estimula el metabolismo interno. 
  • Promueve la eficiencia del uso de nutrientes.
  • Aumenta la actividad fotosintética.
  • Aumenta la producción: mayor índice de cuajado, mejora el tamaño y la calidad de la fruta. Optimiza el uso de los fertilizantes.
  • Mitiga el impacto del estrés abiótico. 

El papel de los bioestimulantes en la agricultura moderna

¿Cómo influye en los distintos actores de la cadena agrícola?

Agricultores:

  • Contribuyen a una producción más sostenible, ya que mejoran el rendimiento y la calidad de los cultivos con una rentabilidad positiva en la explotación.
  • Mejoran la absorción y el uso eficiente de otros insumos esenciales, especialmente fertilizantes, reduciendo el gasto en estos insumos. Esto tiene un doble beneficio, por un lado el ahorro económico directo al agricultor y por otro la reducción del impacto ambiental asociada al uso de estos productos.

Intermediarios:

  • La mejora de la calidad de los productos se traduce en una mayor tolerancia al transporte y almacenaje, disminuyendo las pérdidas en este periodo y aumentando los beneficios.

Consumidores:

Se obtienen productos más sanos con medios más sostenibles. Esto son dos aspectos fundamentales ante una sociedad cada vez más sensibilizada con el cuidado del planeta y más preocupada por saber qué come y de donde proceden los alimentos.

  • Los productos obtenidos son de mayor calidad tanto visual como organoléptica y se conservan mejor.

Los bioestimulantes pueden contribuir eficazmente a los grandes retos a los que se enfrenta actualmente la agricultura mundial:

  • Abastecer a una población mundial en continuo crecimiento. Esto es posible gracias a la mejora de los rendimientos y la calidad de los cultivos.
  • Resistencia al cambio climático. Los bioestimulantes aumentan la tolerancia al estrés abiótico que pueden causar las lluvias torrenciales, temperaturas extremas, etc… como consecuencia del cambio climático.
  • Optimización de los recursos naturales. Los bioestimulantes reducen las pérdidas de nutrientes por lixiviación aumentando la cantidad de nutrientes disponibles.
  • Mejora de la calidad de los productos. Los bioestimulantes pueden mejorar los atributos de calidad de los productos, tales como el contenido de azúcar, el sabor o el color de las frutas. Esta mejora de la calidad repercute en todos los eslabones de la cadena: mejores ingresos para el agricultor, mayor tolerancia al transporte y almacenaje para el intermediario, y alimentos más nutritivos y de mejor apariencia para el consumidor.